Los peligros del doctor Google

Según el último estudio sobre el consumo de Internet en los hogares un 70% de los españoles se conectan a diario. Algunas de las preguntas más frecuentes realizadas al buscador tienen que ver con la salud y con síntomas de determinadas enfermedades como el cáncer 

Internet se ha convertido en un compañero de vida. Accedemos a él sin ni siquiera percatarnos, creando una relación de dependencia que ha llevado a muchos a la consulta del psicólogo. Twitter y Facebook son los nuevos periódicos, los consultamos incluso antes de levantarnos; desayunamos opiniones y noticias falsas a diario. Cuando salimos a la calle comprobamos que tenemos nuestro móvil con nosotros antes de si llevamos las llaves y sufrimos la falta de datos como algo inconcebible.

La adicción a las nuevas tecnologías es uno de los efectos más reconocibles del uso de Internet, sin embargo, sus consecuencias pueden ir mucho más lejos y afectar a algunos de los pilares más importantes de nuestra salud como la nutrición, el consumo de determinados medicamentos o la inclusión de cambios en la rutina diaria que no cuentan con prescripción médica.

Según los últimos datos de la encuesta sobre Equipamiento y uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación en los hogares del año 2017, realizada por el Instituto Nacional de Estadíastica (INE) un 69% de los españoles entre 16 y 74 años emplean Internet a diario. La mayoría de ellos lo hacen a través de dispositivos móviles como tablets o smarphones propios (91,7%). No es de extrañar, por tanto, que una buena parte de las consultas médicas en nuestro país se realicen en Internet. El doctor Google recibe cada días cientos de preguntas vinculadas a los síntomas de alguna enfermedad o soluciones alternativas a determinados tratamientos.

El auto-diagnóstico se ha convertido en una constante en los Centros de Salud y Hospitales donde, cada vez, más profesionales advierten sobre el mal uso de las nuevas tecnologías y los peligros del conocido buscador, protagonista en negativo del incremento del uso de las nuevas tecnologías en los hogares.

Desde un simple dolor de cabeza hasta enfermedades cardiovasculares y otras como el cáncer han encontrado falsos diagnósticos y soluciones en la web, incrementando síntomas y originando problemas como la cibercondría u obsesión por consultar dolencias al buscador.

Especialistas como el médico Jorge García Checa, que visitó Almería hace unas semanas para hablar de la oncología advirtió de los problemas que puede generar sus uso para enfermos oncológicos y sus familiares. Esto no significa, sin embargo, que en Internet no  haya información real de la que podemos hacer un buen uso pero consultarlo con nuestro médico o recurrir a buenas fuentes debe ser una prioridad siempre que queramos comprobar un dato médico en nuestro ordenador o dispositivo móvil.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *