,

Los psicólogos clínicos, en peligro de extinción

A pesar de la importancia de la psicología en el tratamiento y asimilación de determinadas enfermedades son pocos lo centros de Salud que cuentan con psicólogos clínicos entre pasillos y habitaciones de hospital

Una de las carreras con mayor número de variantes en cuanto a trabajo es la psicología. Las nuevas formas de negocio y de vida unidas a trastornos y problemas ocasionados por una evolución social y natural que apenas controlamos ha llevado a estos profesionales a ocupar despachos y oficinas, en las que ayudan y dan pautas de conducta pero también estudian, tratan y observan el mundo que nos rodea.

La psicología clínica es una de las opciones que se les plantean a los estudiantes universitarios una vez finalizada su carrera, sin embargo, estudiar PIR (Psicólogo Interno Residente) suena a locura. Los que se presentan cada año a este examen no lo  tienen nada fácil debido a las pocas plazas que ofrece el Estado para estos profesionales en el Sistema Nacional de Salud. El pasado 10 de febrero se presentaron a este examen 4.207 personas a pesar de que solo había plazas para 135, según los datos ofrecidos por El Mundo. 

Son muchos los profesionales médicos que señalan este problema como base de muchos otros trastornos en la Atención Primaria (AP). Es por ello que reclaman un incremento del número de especialistas que sean capaces de atender las necesidades de los pacientes.

España tiene cuatro veces menos psicólogos clínicos por habitante  en centros de salud que el resto de Europa. Esto es, la sanidad española tiene un ratio de 4,3 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes mientras que en otros países del continente esta cifra asciende a 18 psicólogos. Estos datos tienen consecuencias claras; a las interminables listas de espera para ser atendidos se suman las terapias de menor duración de lo necesaria lo que provoca la cronificación de determinados problemas de salud mental o la automedicación y el consumo de fármacos que no hacen sino dar una solución temporal a un problema que seguirá creciendo.

Nutrir de psicólogos a los centros de salud es una necesidad que puede beneficiar a pacientes con depresión o ansiedad leves pero también pueden aliviar a aquellos que han sufrido una pérdida o los que pasan por un proceso delicado. La labor de estos profesionales no solo es necesaria sino imprescindible. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *