Medioambiente

El estilo de vida actual nos lleva a permanecer en espacios interiores aproximadamente el 85% del tiempo por lo que nos centraremos en la vivienda y espacios de trabajo para analizar y comprender la importancia de habitar espacios saludables, que favorezcan el bienestar,  libres de tóxicos y energías perjudiciales para nuestra salud.

Para comprender la importancia que estos factores tienen sobre la salud haremos un breve recorrido para comprender la naturaleza sutil del ser humano.

Vivimos inmersos en un mar de ondas que nos rodean. La física cuántica ha demostrado que todo lo que existe es una forma de energía. La estructura molecular de toda forma de vida, desde lo animado a lo inanimado, está en constante movimiento. Lo que nos distingue de una roca es la tasa de vibración de la energía.

El cuerpo humano es como un universo, un microcosmos dentro de un macrocosmos, incluso el nivel celular representa un universo. Dentro de este cosmos ordenado, todo lo que hay en él, desde un cometa en órbita hasta la formación de dos nuevos núcleos vibra rítmicamente siguiendo patrones de crecimiento relacionados con la espiral aurea.

A menudo, no somos conscientes de que el cuerpo humano vibra. Cada célula es como una pequeña batería; dentro de ella, se encuentran sus átomos, cargados positiva y negativamente de partículas eléctricas que interactúan, produciendo la energía necesaria para impulsar la célula a lo largo de toda su vida. Para poder funcionar eficazmente, todas las partes del cuerpo humano deben estar en armonía. Si la vibraciones se alteran en cualquier proporción del cuerpo, la alteración afectará a todo el organismo dando lugar a un mal-estar y a una enfermedad.

Conoce a los profesionales de este pilar en Proyecto Mariposa: