Yoga

El yoga no cura el cáncer ni es una alternativa a ninguno de los tratamientos convencionales. Esta terapia complementaria no representa por si sola una alternativa a la quimioterapia, radioterapia o cualquier otro tratamiento recomendado por tu oncólogo.

“El yoga es la unión con uno mismo”

El yoga es una antigua disciplina originada en la India que contribuye a la unión y equilibrio del cuerpo y la mente a través de asanas (posturas físicas), meditación y pranayama (respiración). Es importante matizar que el yoga, no es una escuela filosófica, religión, sino la propia posibilidad de evolución y crecimiento personal.

Se dice que el yoga es una disciplina ya que no sólo supone realizar unos suaves ejercicios físicos si no que busca el bienestar y la paz interior a partir de la observación de unas pautas éticas, de una forma de vida y un tipo de alimentación concreto.

Yoga y cáncer

A pesar de no ser una cura para el cáncer, el yoga ayuda a los pacientes a recuperar la paz mental y a estar más tranquilos. Además puede reportar otros beneficios tales como:
–  Mejorar el descanso nocturno ya que al estar más relajados mejora la capacidad de conciliar el sueño y de permanecer dormidos toda la noche.
– Incrementar los niveles de energía del paciente. Algunos estudios han demostrado que los pacientes oncológicos que practican cáncer no se sienten tan cansados.

APORTA TU GRANITO DE ARENA

Tu donación podrá ayudar a mejorar el proceso de personas que estén enfermas de cáncer