, ,

La voz de Almería y el diario de almería publican un testimonio de las hijas de una mariposa sobre la importancia del proyecto en su proceso.

Desde Proyecto Mariposa lo primero, queremos honrar la memoria de nuestra mariposa Juani Diaz y queremos dar las gracias a Carmen y a Magdalena por tan bella carta de agradecimiento y testimonio.

A continuación publicamos la carta:

Buenas tardes Rosa, soy Carmen, la hija de Juani Diaz. Mi madre era socia del Proyecto y, como sabéis, comenzó su vuelo el sábado día 5 de diciembre.

Estamos muy agradecidas a toda la fuerza y momentos de bienestar que el Proyecto dio a mi madre y hemos intentado resumir nuestras ideas y nuestro agradecimiento en una pequeña carta que, si ves conveniente, puedes compartir con el resto del Proyecto

“A nuestra madre la diagnosticaron hace tres años y tres meses. Después de la primera y rápida cirugía, nos comunicaron que todo era más complicado de lo que en principio, unas horas antes, se planteaba. Mi madre había ingresado por urgencias un par de días antes. Salió de su trabajo y se fue al hospital por unas molestias. Así de rápido cambió todo.
Al mes volvió a su casa, antes de comenzar el tratamiento de quimioterapia. Ninguno sabíamos actuar. Su enfado y mal humor era permanentes y no podíamos ayudarla. Entonces, entre otros apoyos, llegó el Proyecto Mariposa. Después de las reuniones, volvía muy animada, se sentía entendida, encontraba compañeros con los que compartir sus mismas vivencias, sensaciones, miedos, alegrías… Tomó fuerzas. Aceptó. Asimiló. Aprendió muchas e importantísimas cosas de la mano del Proyecto. Adoptó recursos para gestionar todas esas nuevas sensaciones que venían acompañando su mal diagnóstico y que no la dejaban vivir el día a día que tenía por delante. Hizo amigos, participó en actividades, animó a otros enfermos y familiares. Estaba encantada y se sentía arropada.
Durante la enfermedad de mi madre y en los últimos meses, hemos tenido la suerte de conocer profesionales y voluntarios que, devuelven la dignidad a enfermos y familiares. En esta sociedad que a veces, parece que da la espalda a la enfermedad, a la muerte, la imperfección, al dolor, al miedo, a la angustia… hemos encontrado personas que nos enseñan a vivir sin miedo cada momento de este camino en la enfermedad. A seguir viviendo la vida. Les ayudan a sonreír y vivir de nuevo, a aprender a aceptar su nueva vida. Y a los familiares nos reconfortan y preparan durante el camino al vuelo definitivo y sin sufrimiento de nuestras mariposas.
No sé cuántas veces hemos compartido con mi madre las meditaciones de las Mariposas…, entre otras cosas que nos contaba…

Gracias por vuestra labor para el bienestar de enfermos y familiares
Gracias por ayudar a mirar la vida desde otros puntos de vista

Ánimo y gracias. Adelante. Sois muy necesarios

GRACIAS”

Carmen y Magda. Hijas de Juani Diaz

Un abrazo y una vez más, gracias por todo

,

Ana Lopez Sousa ” Como tus creencias afectan a la enfermedad”

Licenciada en Periodismo (Universidad de Sevilla)Máster Universitario en Gestión de Empresas Audiovisuales.  Coach por The International School of Coaching y Coachville Spain, Coaching Madrid. Formadora en Programación Neurolingüística (PNL) por European Schools of Management(ESM). Guiones de televisión y autora de guiones de cine. Ha impartido cursos, conferencias y talleres de coaching, creatividad e innovación en Universidades, instituciones y empresas. Ha sido miembro del Grupo de Investigación “Literatura, Transtextualidad y nuevas tecnologías: aplicación a la enseñanza en Andalucía” de la Universidad de Sevilla, donde ha trabajado en investigaciones de las áreas de Literatura, Periodismo y Comunicación.

En esta ocasión nos deja una charla para Proyecto Mariposa sobre como las creencias afectan a la enfermedad. Vídeo abajo

,

Mil mariposas

Fuente original aquí

Hace más de un año, a través de Eva, una amiga de mi hermana, supe de la existencia de una asociación llamada ” Proyecto Mariposa” que fomentaba terapias complementarias a los tratamientos convencionales para el cáncer. Me llamó la atención porque trataba de una forma positiva a los “enfermos”, dando pautas sobre nutrición, ejercicio, aceptación… Seguía por Facebook sus propuestas y actividades pero no terminaba de decidirme a asistir a las mismas.

Entonces quiso el destino enviarme una nueva experiencia en forma de pasajero, ya no había excusa para unirme al proyecto. Una tarde de un miércoles de agosto, decidí acercarme a la Bola azul (el antiguo hospital de Almería) para acudir a una de sus reuniones. Llegué tarde, me equivoqué de planta y no daba con la sala, abrí la puerta y encontré un grupo de personas haciendo gimnasia, me recibieron con una sonrisa. Para no interrumpir, me hicieron un hueco y me sumé a la práctica de un ejercicio que me era desconocido, después supe que es una antigua disciplina china, el Chi Kung. https://www.youtube.com/watch?v=6D3MSH4U8JY A través de este enlace podéis acceder a un vídeo que enseña la práctica de este ejercicio.

A continuación nos sentamos y cada persona fue tomando la palabra, contando su experiencia mas reciente, o presentándose, como fue mi caso. Unas padecían cáncer, otras no, otras lo habían superado, unas pocas habían recaído, pero todas tenían algo en común, su perspectiva vital, las ganas de compartir su experiencia y crecer. Me sentí como en casa, la acogida fue genial y me dieron muy buenos consejos. La ultima hora se dedica a alguna actividad relacionada con la salud o el cuidado, quiero recordar que aquel día un grupo de voluntarias nos dieron Reiki, nunca me lo habían hecho, fue una sensación extraña, me ardían los pies a la vez que notaba fluir la energía en mi interior. Cuando regresé a casa estaba agotada, no me apetecía salir a andar, tenía una sensación de relajación inmensa y solo me apetecía disfrutar de esa sensación. 

Con la llegada del otoño he comenzado a ir a las reuniones regularmente, todos los miércoles por la tarde en el centro de salud de Nueva Andalucía me reencuentro con las mariposas, la mayoría mujeres, que cada semana me dan una lección de vida. Ellas son un ejemplo a seguir, un espejo en el que mirarse. Algunas han pasado por el mismo tratamiento que yo, otras tienen algún tipo de cáncer mas complejo pero ninguna pierde la esperanza, ni la sonrisa, ni las ganas de vivir. Siempre hay un consejo brillante, una frase acertada, una mirada cómplice, un abrazo… un aleteo de mariposa que te recuerda que estamos de paso y que nuestra estancia debe ser lo mas plácida y hermosa posible.

Fuente original aquí