Cómo el ejercicio puede ser beneficioso frente al cáncer

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La salud es, probablemente, una de las temáticas de mayor sensibilización y preocupación social. 

La realización de ejercicio físico tiene multitud de beneficios a nivel físico, tales como la mejora del equilibrio (Hernández, 2010), la movilidad o la fuerza (Garuffi et al. 2013), y la reducción en riesgo de caídas (Suttanon et al. 2013); a nivel social, donde produce mejoras en la integración social (Diognini, 2007); y a nivel cognitivo, reduciendo el riesgo de padecer demencia (Buchman, 2012), depresión (Goodwin, 2003) o Alzheimer (Vogel, 2009); además de mejorar la función cognitiva (Carvalho et al. 2014) o aumentar el flujo sanguíneo cerebral (Secher, 2009).

No hay lugar a duda en cuanto a los numerosos efectos positivos (a nivel físico, fisiológico, psicológico y social) del ejercicio físico moderado y controlado para la mejora de la calidad de vida-salud en población sana, pero ¿es positiva la realización de ejercicio físico como prevención del cáncer? ¿Y durante el tratamiento? ¿Es seguro y beneficioso una práctica regular de ejercicio físico tras superar un cáncer? Para responder a estas preguntas, veamos este reciente artículo publicado en la Voz de Almería: https://www.lavozdealmeria.com/noticia/4/sociedad/193367/como-el-ejercicio-puede-ser-beneficioso-frente-al-cancer

Más Artículos

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.