La felicidad en un abrazo

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
La oxitocina  es la hormona que atenúa el dolor en el parto, que reconforta y da una sensación de felicidad a través de abrazos, besos y caricias 

La oxitocina, conocida como “hormona del amor” está producida por los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo. Entre sus actuaciones se encuentra la de ayudar a estimular el sistema nervioso central modulando comportamientos sociales, patrones sexuales o la conducta parental, entre otras muchas.

Sus efectos aparecen en el cerebro humano cuando se activan relaciones de confianza y generosidad entre personas o en la mujer, tras dar a luz o durante la eyección de la leche materna. Aunque aún es bastante desconocida, esta hormona podría ser reveladora en condiciones como el autismo y en otros trastornos de carácter psicológico.

En este sentido, estudios científicos han descubierto que un abrazo de 5 segundos estimula pero uno de 20 segundos activa la producción de oxitocina e influye directamente sobre el bienestar emocional y físico de la persona: la “hormona del amor” fortalece el sistema inmunológico, reduce el estrés y da fuerza a nuestro corazón para seguir bombeando. 

¿Cuándo se activa? 

La oxitocina aparece con abrazos, besos, caricias pero también puede hacerlo con un roce o una pequeña palmadita en el hombro. Todos tenemos en la piel unos receptores que se llaman corpúsculos de Meissner, estos componentes nos permiten recibir la temperatura y textura de las cosas así como sentir el contacto físico y lo manda a nuestra corteza cerebra para que lo interprete.

Más Artículos

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

APORTA TU GRANITO DE ARENA

Tu donación podrá ayudar a mejorar el proceso de personas que estén enfermas de cáncer