Desde Proyecto Mariposa lo primero, queremos honrar la memoria de nuestra mariposa Juani Diaz y queremos dar las gracias a Carmen y a Magdalena por tan bella carta de agradecimiento y testimonio.

A continuación publicamos la carta:

Buenas tardes Rosa, soy Carmen, la hija de Juani Diaz. Mi madre era socia del Proyecto y, como sabéis, comenzó su vuelo el sábado día 5 de diciembre.

Estamos muy agradecidas a toda la fuerza y momentos de bienestar que el Proyecto dio a mi madre y hemos intentado resumir nuestras ideas y nuestro agradecimiento en una pequeña carta que, si ves conveniente, puedes compartir con el resto del Proyecto

“A nuestra madre la diagnosticaron hace tres años y tres meses. Después de la primera y rápida cirugía, nos comunicaron que todo era más complicado de lo que en principio, unas horas antes, se planteaba. Mi madre había ingresado por urgencias un par de días antes. Salió de su trabajo y se fue al hospital por unas molestias. Así de rápido cambió todo.
Al mes volvió a su casa, antes de comenzar el tratamiento de quimioterapia. Ninguno sabíamos actuar. Su enfado y mal humor era permanentes y no podíamos ayudarla. Entonces, entre otros apoyos, llegó el Proyecto Mariposa. Después de las reuniones, volvía muy animada, se sentía entendida, encontraba compañeros con los que compartir sus mismas vivencias, sensaciones, miedos, alegrías… Tomó fuerzas. Aceptó. Asimiló. Aprendió muchas e importantísimas cosas de la mano del Proyecto. Adoptó recursos para gestionar todas esas nuevas sensaciones que venían acompañando su mal diagnóstico y que no la dejaban vivir el día a día que tenía por delante. Hizo amigos, participó en actividades, animó a otros enfermos y familiares. Estaba encantada y se sentía arropada.
Durante la enfermedad de mi madre y en los últimos meses, hemos tenido la suerte de conocer profesionales y voluntarios que, devuelven la dignidad a enfermos y familiares. En esta sociedad que a veces, parece que da la espalda a la enfermedad, a la muerte, la imperfección, al dolor, al miedo, a la angustia… hemos encontrado personas que nos enseñan a vivir sin miedo cada momento de este camino en la enfermedad. A seguir viviendo la vida. Les ayudan a sonreír y vivir de nuevo, a aprender a aceptar su nueva vida. Y a los familiares nos reconfortan y preparan durante el camino al vuelo definitivo y sin sufrimiento de nuestras mariposas.
No sé cuántas veces hemos compartido con mi madre las meditaciones de las Mariposas…, entre otras cosas que nos contaba…

Gracias por vuestra labor para el bienestar de enfermos y familiares
Gracias por ayudar a mirar la vida desde otros puntos de vista

Ánimo y gracias. Adelante. Sois muy necesarios

GRACIAS”

Carmen y Magda. Hijas de Juani Diaz

Un abrazo y una vez más, gracias por todo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *