Fitoterapia

La fitoterapia no cura el cáncer ni es una alternativa a ninguno de los tratamientos convencionales. Esta terapia complementaria no representa por si sola una alternativa a la quimioterapia, radioterapia o cualquier otro tratamiento recomendado por tu oncólogo.

La fitoterapia es el uso de las plantas medicinales como herramienta terapéutica. Se puede usar por muchas vías (tópica, oral, inhalada, rectal…), y en formas diversas (comprimidos, cápsulas, jarabes, emplastos, cataplasmas, infusiones, inhalaciones, supositorios…). Es una herramienta muy potente que no está exenta de riesgos, contraindicaciones y efectos secundarios.

La fitoterapia es la madre de la farmacología actual. Algunos de los medicamentos convencionales actuales salen directamente de la extracción de principios activos de plantas. Ejemplos de quimioterápicos obtenidos a partir de plantas: Taxol o Paclitaxel del Taxus brevifolia Nutt., Vincristina de la Vincapervinca, Vinblastina de la Catharanthus rosea… otros son alteraciones sintéticas de principios activos de plantas que se han modificado en el laboratorio para potenciar sus efectos terapéuticos…

Las plantas medicinales contienen cientos de moléculas diferentes, mientras que en el medicamento sintético, sólo se pueden evaluar las interacciones de tres moléculas en el mejor de los casos. Esta composición tan elevada de moléculas en las plantas medicinales es lo que hace que una misma planta tenga múltiples acciones y pueda estar indicada en situaciones muy diversas y diferentes.

Las plantas medicinales al actuar por vías comunes a los medicamentos de síntesis, pueden interactuar con ellos, aumentando o disminuyendo los efectos terapéuticos de unos y otros y evitando o propiciando la aparición de efectos tóxicos, efectos secundarios y colaterales.

A nivel oncológico, las plantas medicinales se emplean tanto para evitar y aliviar los efectos secundarios de los tratamientos convencionales y de la propia enfermedad, como para potenciar sus efectos terapéuticos (la cúrcuma longa potencia los efectos del Taxol, por ejemplo) y como agentes antitumorales complementarios.

Así como pueden potenciar el efecto de determinados tratamientos, también pueden disminuir el de otros, por lo que es necesario un buen consejo profesional con el fin de poder seguir un tratamiento fitoterápico seguro y de calidad.